lunes, 26 de noviembre de 2012

Insólito caso de animal terrestre viajando aferrado a uno volador


El insecto conocido, entre otros nombres populares, como efímera, y que, en su forma adulta, vive apenas un día, ya es de por sí extraordinario debido a la brevedad de su vida adulta. Ahora se han obtenido imágenes espectaculares mediante escaneos de tomografía computerizada de un trozo de ámbar que revelan el primer caso conocido de un animal que usa a una efímera adulta para transportarse.

Los autores del hallazgo, de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, consideran que este "autoestopista" de 16 millones de años de antigüedad muy probablemente demuestre una actividad que ocurre en la actualidad pero que nunca había sido registrada.

En su sepulcro de ámbar, se puede ver a un diminuto colémbolo ubicado en una depresión con forma de "V" en la base de una de las alas de la efímera. Parece haberse aferrado usando sus antenas prensiles para transportarse.

David Penney y otros de sus colegas en la Facultad de Ciencias Biológicas y en la Escuela de Materiales usaron un escáner de tomografía computerizada para obtener diversas imágenes de alta resolución que les han permitido reconocer la conducta de los animales en los momentos previos a cuando quedaron atrapados en la resina que dio origen a la pieza de ámbar estudiada.

Los colémbolos son criaturas diminutas (normalmente de sólo entre 1 y 2 milímetros de largo) con buena capacidad de saltar y presentes en muchas partes del mundo. Se sabe que pueden colonizar islas recién formadas pero nunca ha estado claro cómo pueden llegar hasta ellas. El hallazgo hecho ahora puede ayudar a aclarar esta cuestión. Si viajan de "polizones" sobre animales voladores, podrían llegar por vía aérea a esos nuevos terrenos aislados en el mar.

Curiosamente, cuando se amplía la imagen 3D del colémbolo atrapado en el trozo de ámbar, es posible ver que el colémbolo está ligeramente separado (por sólo 50 micrómetros) de la efímera. Esto podría denotar que intentó saltar para alejarse cuando la resina se cernía sobre él y la efímera.

Nunca antes se había registrado el uso de efímeras como medio de transporte por otros animales. Las efímeras viven tan poco tiempo en su fase adulta que resulta muy difícil estudiarlas en su hábitat natural y documentar casos como el que quedó registrado en el ámbar. El objetivo principal de la etapa adulta de la efímera es la reproducción y por eso ni siquiera poseen la capacidad de alimentarse en tal fase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada