miércoles, 28 de noviembre de 2012


Astronautas regresan con nuevas formas de vida


Como parte del programa de entrenamiento CAVES, un equipo de astronautas de cada una de las agencias que participan en el programa de la Estación Espacial Internacional pasó una semana bajo tierra para aprender a trabajar en un equipo multicultural en condiciones extremas.

“Cada año exploramos la zona para preparar la misión de entrenamiento”, explica Loredana Bessone, diseñadora del curso de entrenamiento y responsable del proyecto. “Este año, descubrimos un pequeño charco en el que habitaban unos crustáceos muy interesantes”.
 
Los astronautas pusieron cebos cerca del charco y tras tres o cuatro días, recogieron varios especímenes de las especies menos comunes y los preservaron en alcohol para su estudio en la superficie.

El análisis molecular confirma que las muestras recogidas pertenecen a una nueva especie de crustáceos. Con apenas 8 milímetros de longitud, estos animales pertenecen al suborden de los isópodos terrestres, conocidos comúnmente como cochinillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada